La energía es la capacidad que posee un cuerpo o sistema de cuerpos para realizar un trabajo, siendo fundamental e imprescindible para producir cambios en la naturaleza.


El universo no sólo está formado por materia, sino también por energía. Haremos en esta definición un rápido repaso sobre la energía, para que luego comprendan cómo los distintos fenómenos que sufre la materia se relacionan con ella.

La energía sufre transformaciones continuamente y adopta diversas formas:
  • Cuando un cuerpo se encuentra en movimiento, tiene una forma de energía denominada energía cinética.
  • Si se deja caer un cuerpo desde una cierta altura sobre el nivel del suelo, caerá rápidamente. Si, en su caída, el cuerpo golpea contra un vidrio delgado, lo romperá y desplazará partes del mismo. Se nota, entonces, que el cuerpo adquiere movimiento y es capaz de romper y arrastrar al vidrio. Se deduce que ese cuerpo, ubicado a una cierta altura sobre el nivel del suelo, tiene una forma de energía denominada energía potencial gravitatoria.
  • El calor es una manifestación de la energía, que es llamada, en este caso, energía calórica.
  • Las moléculas de un cuerpo son capaces de manifestar energía química, que, a su vez, puede transformarse en calor y en luz, recibiendo así el nombre de energía radiante o lumínica, pues la luz también es una manifestación de la energía, como el sonido.

Existen otros tipos de energía, provenientes de otras fuentes de las que el hombre actualmente saca provecho. Por ejemplo, la energía hidroeléctrica, proveniente del agua, puede ser transformada en energía eléctrica, la cual hace funcionar los artefactos electrónicos de nuestros hogares –entre otros usos–.


Artículos Relacionados:

La CONSERVACIÓN DE LA ENERGÍA en la naturaleza y la sociedad.

 

(Visited 89 times, 1 visits today)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *